jueves, febrero 22, 2007

de la Chica Fresa

Con su permiso, me voy a permitir fusilarme este post de la Chica Fresa http://miveld.blogspot.com/ :


No comprendo
Se supone que el Peje ya está en la lona y que los renegados somos cada vez menos, que el tomandante en jefe o el briago bucólico ha logrado que vivamos en un país con orden, onrradez y ornato, igualito que en el IV Reich de Palomo y que ya hasta se aventuró a pisar tierras tabasqueñas, acompañado apenas por unos cuantos cientos de pefepos, emepos y demás parafernalia represiva.

Sin embargo, los medios abundan en noticias, editoriales, columnas de opinión y hasta trascendidos sobre lo que hacemos o dejamos de hacer.

El Mierdenio, el Deforma, Telerrisa y demás gastan recursos y energía en estar pendientes de nuestras acciones cuando debieran estar felices y contentos de que desapareciéramos de una buena vez de la faz del planeta. Claro que la congruencia no es lo suyo.

Bueno, hasta se consiguieron a su redactor en decadencia, perdón, en residencia, un tal Carlos Tello, que se escribió el libelo más chafa que años recientes han visto. Ya son tantos los desmentidos que hasta da pena ajena. Ni siquiera consiguió lo que otros libelistas más ingeniosos obtienen: una embajada en lugar remoto pero bello donde no haya ni Internet, para que los videos de Arreola poniéndole una santa chinga no sean conocidos por el personal de la susodicha embajada ni comentados con humor y saña a la hora del café.

A la derecha le preocupa muchísimo el futuro del PRD y llena planas enteras de buenos consejos acerca de cómo lograr que se transforme en una izquierda bañadita, bien portada y, por encima de todas las cosas, moderna, para que "no desperdicie la influencia que consiguió en estas elecciones" y diversos plumíferos de la peor calaña se desviven por mandarle recados al Peje desde sus columnas, a ver si de una buena vez se le quita lo tropical y se va pareciendo más a Felipe González o a Tony Blair y adopta como propia la política de la tercera vía, ni con melón, ni con sandía.

Hasta a esta irrelevante bloguera, ajena por completo a la imparcialidad y que no esconde para nada su premodernismo político que se nutre de añoranzas cardenistas le mandan recaditos del estilo no seas envidiosa, ya quisieras estar como Carstens (ver el único, solitario, tristísmo, patético comentario en mi post anterior).

Digo, ¿cómo se les ocurre?. En primer lugar NADIE quiere parecerse a Carstens, ni siquiera el mismo Carstens. Andar por la vida con ese tonelaje debe ser cosa seria. Sólo de ponerme a pensar en las cuestiones de logística que le hacen falta para una tarde de sexo me llena de esa hueva que el generoso comentarista me achaca.

Por otra parte, hay hasta quien se mete autogol. En mi post sobre Conmemoraciones otro solitario comentarista pone una imagen que, efectivamente, representa todo lo que nosotros no queremos ser. Se vió de lo más The Wall...

Eso de que su imagen ideal sea la de un clon más de un ejército de clones descerebrados, con ojos vacuos, peinadito a la moda y trajecito gris oxford me parece muy triste.

Lo repito, no comprendo...

Posteó la ChicaFresa a las 6:18 PM 4 vibras
Etiquetas: , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home