martes, octubre 31, 2006

El Cadaver



Don Guillermo Prieto, contemplando a los bisoños soldados de la guardia nacional que se hacian matar defendiendo Churubusco exclamo: "se estan viviendo las horas doradas de la republica". Le toco a la generacion de don Guillermo escribir las paginas mas hermosas de la epopeya nacional y sus multiples sobresaltos se vieron coronados por el triunfo de la republica en Queretaro. Fue ahi donde el espurio emperador austriaco fue fusilado con dos traidores, Miramon y Mejia, a su lado.

Un par de generaciones despues, la republica sufrio los crimenes de la decena tragica. Un traidor, borrachin, Victoriano Huerta, en colusion con otro orate, el embajador de EEUU, Henry Lane Wilson, planearon y llevaron a cabo el asesinato del presidente Madero y la muerte de aquella imberbe democracia. De todas partes de la republica el pueblo se levanto en armas. Y fue en Zacatecas que el mas audaz de los insurrectos, Pancho Villa, le asesto el golpe de gracia al gobierno del traidor.

Por setenta y seis años la republica vivio en paz. Pero era una paz de los sepulcros. Tanto nos habia asustado el rio de sangre que solto la revolucion que a todo costo se queria mantener la paz social. Lentamente, los ideales de la revolucion se fueron olvidando. Los viejos generales se fueron muriendo. Sin embargo, todavia tuvo suficientes brios la revolucion para inspirar a Lazaro Cardenas a rescatar nuestro patrimonio. En algun momento la vieja republica fallecio. Definitivamente cuando la sangre se derramo en Tlaltelolco, ya estaba muerta.

Lentamente, la chusma de las cruces, la misma que habia sido derrotada aplastantemente en Queretaro, la que armo la cristiada, volvio por sus fueros. Creo sus universidades. Organizo sus filas. Se infiltro entre los magnates y señores del dinero, donde sus puntos de vista fueron recibidos con simpatia.

Nos rehusamos a aceptar la muerte de la republica. Quisimos cambiarle el sudario apestoso y vestirla con instituciones ciudadanas. El esfuerzo se hizo de buena fe. La alternativa, pensabamos para nuestros adentros, era el Mexico bronco. Inclusive aplaudimos cuando un ranchero ignorante fue electo presidente. Pero la realidad era que la chusma de las cruces, cual nigromantes, habian animado el cadaver y eran ellos los que lo movian.

Todavia una noche de julio tuvimos fe en el infeliz muerto. Pero poco a poco nos fuimos dando cuenta de la verdad. Examinamos a los jueces y --con asco-- nos dimos cuenta que eran gusanos. El cerco mediatico y la distorsion de la informacion no fueron suficientes para tapar las vacias oquedades del craneo descarnado. Finalmente, el tufo a muerte, a corrupcion, a mierda, nos llego a nuestras narices al evidenciarse la impunidad a los pederastas, a los asesinos, a los señores del dinero. Atisbamos dentro del herrumbroso ataud del difunto y comprobamos que sobre el cadaver pululaban los gusanos, peleandose por los ultimos pellejos, y que estas eran las instituciones que demandaban que el pueblo de Mexico las respetara! Finalmente, comprobamos que la mierda de estos animales asquerosos era el espurio que se nos ofrecia. Si, huele a muerto! Huele a mierda!

Y quien esta detras de esta mentira? La chusma de las cruces! Son ellos los que acostumbran hurgar entre los muertos, quesque para encontrar obispos incorruptos y hacer santones. Son ellos los que estan acostumbrados a usar la mentira como instrumento, los que manipulan a las masas inocentes, los que bendicen los toletes de los asesinos.

Y una vez mas nos toca vivir las horas doradas de la republica. El dia de ayer el pueblo de Oaxaca se opuso, sin armas, tan solo con su dignidad y valor, a la entrada de un grupo de asesinos. Y se repitio la decena tragica. Una vez mas un traidor --no un borracho, sino un drogadicto-- se coludio con un embajador gringo para derramar sangre mexicana. Y obediente y sumiso como buen cachorro despacho fuerzas federales a la Antequera. La muerte de un guerito (por cierto un joven probo y valiente) era suficiente para hacer que el traidor entrara en actividad frenetica, no asi las 14 muertes de maestros y oaxaqueños que ya se habian acumulado.

Y aunque el enemigo entro en la Antequera no por esto ha sido el pueblo de Oaxaca derrotado. Cuando supieron de la llegada de los Terminators el pueblo se junto en masa, mujeres, hombres, y ancianos. El hecho es que el pueblo de Oaxaca hizo realidad las estrofas del himno que rezan:

mas si osare un extraño enemigo
profanar con su planta tu suelo
piensa o patria querida que el cielo
un soldado en cada hijo te dio

Bendita tierra de Juarez porque cada uno de tus hijos e hijas se ofrecieron a defenderte! Y benditas sobretodo tus mujeres pues estas valientemente se pusieron al frente de las cadenas humanas. Aun en estos momentos Oaxaca no ha caido. Sus defensores, el pueblo, se dispone a defender el reducto universitario. Siguen indomitos. No se han doblado. No han claudicado.

Hoy todo Mexico es Oaxaca. No puede ser de otra manera. Nos deshonraria si asi no fuera. No mereceriamos a Mexico ni el nombre de mexicanos. Es tiempo entonces de enrollar en un petate el corrupto cadaver y de una vez enterrarlo. Los gusanos que se disputan su pellejo tienen sus dias contados. Oaxaca ya cabo la tumba. En el nombre de Dios , que se le de cristiana seputura!

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home