jueves, abril 10, 2008

La Hora de las Adelitas

Si el pueblo comienza a cantar

Los pelones se ponen a temblar

Las Adelitas se han cubierto de gloria. Mantuvieron su cerco en el senado y ya han sido relevadas.

Hay miles de versos de la Adelita….aquí les pongo algunos…

En lo alto de una abrupta serranía
acampado se encontraba un regimiento
y una moza que valiente lo seguía
locamente enamorada del sargento.

Popular entre la tropa era Adelita,
la mujer que el sargento idolatraba
que además de ser valiente era bonita
que hasta el mismo coronel la respetaba.

Y se oía que decía
aquel que tanto la quería…

Si Adelita se fuera con otro
la seguiría por tierra y por mar,
si por mar en un buque de guerra
si por tierra en un tren militar.

Si Adelita quisiera ser mi esposa,
y si Adelita ya fuera mi mujer,
le compraría un vestido de seda
para llevarla a bailar al cuartel.

Y después que terminó la cruel batalla
y la tropa regresó a su campamento
por la vez de una mujer que sollozaba
la plegaria se oyó en el campamento.

Recordando aquel sargento sus quereres,
Los soldados que volvian de la guerra
Ofreciendoles su amor a las mujeres
Entonaban este himno de la guerra:


Y al oírla el sargento temeroso
de perder para siempre su adorada
escondiendo su dolor bajo el reboso
a su amada le cantó de esta manera…

Y se oía que decía
aquel que tanto la quería…

Y si acaso yo muero en la guerra,
y mi cadáver lo van a sepultar,
Adelita, por Dios te lo ruego,
que con tus ojos me vayas a llorar.

Las Adelitas mantuvieron su cerco al senado. No se dejaron intimidar. No respondieron a las provocaciones. Los pefepos son los que no están siendo relevados. Un grupo de pelones quiso cruzar las lineas de las Adelitas vestidos de civil y luego luego los identificaron por el corte de pelo militar y los zapatos boleados. ¡Y no pasaron!

Los pefepos son pueblo también. Están viendo a los resistentes mostrar su alegria, su patriotismo, y su falta de miedo. Y yo le pregunto al mujercito del presidente, ¿Qué tanto confía bueycencia en los pefepos? ¿Bueycencia dormira tranquilo esta noche acurrucado con vuestro enano? ¿Tiene bueycencia la seguridad que unos renegados no los interrumpiran cuando esten enganchados como los perros? Piensele (o por lo menos intentelo), ¿qué tan seguro esta bueycencia de la lealtad de los pefepos? Han estado ahí paradotes frente al senado sin ser relevados, vamos, sin ni siquiera han podido ir a mear. Y les están continuamente diciendo que están defendiendo a un gobierno de traidores y de gachupines. ¿Bueycencia ya hizo vuestra reservación en el vuelo a Madrid?

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home