viernes, noviembre 10, 2006

Hemorroides de Felipillo manda lo siguiente.

4/nov/06

Amigos y amigas,
Les envío lo siguiente para su consideración:

El crimen sexual contra menores, que no fue publicado en Mural por falta de "rigor periodístico" y que he mejorado y aumentado para todos ustedes.

La guerra sucia, publicado hoy en Mural.

Información:

El día de ayer, el activista ambiental Esteban Desessarte repartía propaganda para protestar en un evento que se realizará mañana para imponer el nombre de Francisco Ramírez Acuña al Malecón de Chapala. Fue esposado, detenido, golpeado y encarcelado. Ya salió libre y convalece en su casa. Le devolvieron su celular pero le robaron su coche, un volkswagen viejísimo color azul marino. Esas cosas pasan en Jalisco.

Mónica PT
--------------------------
Primer Artículo: PEDERASTIA

Qué hace una sociedad cuando su más vulnerable sector está a expensas del crimen organizado. Cómo protegerlos si los criminales se mueven en las más altas esferas del poder.

El crimen sexual contra menores

La descomposición ética de autoridades de todos los niveles junto con los barones del dinero y la jerarquía eclesiástica han conformado una corrupta oligarquía ¬mexicana que explica lo inmoral, lo antinacional y antisocial de los últimos gobiernos y su depredadora política económica. La cultura de la corrupción nos enfrenta hoy a una catástrofe social de funestas consecuencias: el comercio sexual de niños y niñas mexicanos.

Lo datos son abundantes para afirmar que los mercaderes y agresores sexuales de menores cuentan con la protección que les permite, desde desarrollar su perversión al interior de instituciones, hasta tejer redes de comercio sexual de alcance internacional por conducto de vínculos políticos y empresariales.

Surgen así los encubridores ad infinitum y ad nauseam. Un manto sobre otro que oculta "el delito más horrible", así se refirió a la pederastia Benedicto XVI. Es tan horrible que es el peor crimen que la humanidad haya inventado hasta el día de hoy.

Y en este caso el encubrimiento resultó peor que el delito y se le cataloga así: crimen por encubrimiento del que fue acusado el Cardenal Norberto Rivera en una corte de EU. Porque al encubrir al sacerdote Roberto Aguilar, Rivera actuó cómplice de la afrenta contra otros 82 niños en un haber que supera los 150 cuando hubiera podido evitarlo. Y el caso de Aguilar es sólo uno de muchos religiosos que viven una sexualidad enfermiza en fuga geográfica lejos del alcance de la ley y muy cerca de los niños.

Ya nos son familiares y referentes obligados para el tema los nombres de Nacif, Succar, Gamboa Patrón, Miguel Ángel Yunes, los gobers "precioso", "papi", "gran protector y amigo", Marcial Maciel, Norberto Rivera, hasta Mark Foley, el representante federal republicano de EU aficionado al sexo cibernético.

¡Se trataba de sexo con menores de edad y sus compinches lo encubrieron durante 3 años! Foley renunció, admitió de frente su homosexualidad arrepentido y avergonzado de sus actos y pidió disculpas. Una vez que estos hechos fueron públicos, nadie, absolutamente nadie se atrevió a defenderlo. Y es que era un cínico puro pues su bandera, su labor, era proteger a los jóvenes del acoso sexual cibernético. Causó tal escándalo que puso a temblar al monopolio de la moral republicana cuyo fracaso electoral es inminente tanto para el nuevo Congreso como para las presidenciales del 2008.

Pero en México es excepcional que algún criminal sexual, o sus encubridores, paguen por su delito: no pasa de una repentina indignación de la sociedad y la defensa oficialista a ultranza del victimario. El abuso sexual de niños es una vergüenza mucho mayor de lo que queremos admitir y son muy pocos los casos que ven la luz pública. Les presentó algunos en Jalisco.

En 2003 el joven Jonathan Becerra fue detenido y llevado al Centro de Atención de Menores Infractores (CAMI) de donde Daniel Bricio, entonces Director de Comunicación Social de la Policía Municipal de Tlaquepaque, se lo llevó a su casa. La madre, Teresa Gálvez, lo denunció. Pesaban tres acusaciones más de abuso sexual sobre Bricio y lo despidieron de la corporación.

Pero las cuatro denuncias por abuso sexual no trascendieron, todo fue encubierto por el entonces director de la corporación Adrián Zapién. Ocho meses después Jonathan, ya drogadicto, fue localizado por su madre y hasta la fecha se mantiene la mayor parte del tiempo en estado catatónico.

Estos hechos mostraron el hilo de la madeja y al jalarla se empezó a descubrir la red de complicidades de servidores públicos del Ayuntamiento de Tlaquepaque y del Gobierno del Estado de Jalisco pues con la supuesta complacencia del entonces director del Tutelar Francisco Montaño se sustrajeron a menores del CAMI para llevarlos, según declaró la señora Gálvez, a las "fiestas de los políticos". Estos hechos y las declaraciones de las víctimas y sus madres fueron publicados en una nota en 2003 en el periódico el Occidental de Guadalajara titulada "Cuatro niños fueron los atacados por funcionario de Tlaquepaque" escrita por Rodolfo Chávez Calderón.

La señora Gálvez no cejó en denunciar lo ocurrido a su hijo y el 28 de octubre de este año, el ahora director general del DIF en Guadalajara Francisco Montaño, renunció a su cargo. El Alcalde de Guadalajara Ernesto Espinoza Guarro y la señora María de la Paz Verduzco de Ramírez Acuña salieron en su defensa argumentando que era un hombre de bien y dedicado totalmente a los niños y que la razón de su renuncia era para facilitar las investigaciones (Público Guadalajara, 28 de octubre 2006).

El 12 de septiembre, el que fuera director del DIF de Tonalá, Francisco Avendaño Gálvez, fue asesinado por Juan Carlos Aréchiga, de 23 años, a quien mantuvo cautivo como amante desde los 16 años. El asesino confeso declaró que hace 3 años su mamá puso una denuncia por abuso sexual y drogas contra Avendaño quien solo estuvo preso tres días, y que éste formaba parte de una red de corrupción de menores integrada por funcionarios públicos. Confiesa que lo mató por venganza y que lo odiaba. Que el tutelar es el "surtidero" para las fiestas de los políticos en donde hay "sexo y drogas", declaró a la periodista María Antonieta Flores de la UdeG. Más información fue publicada en Mural y el Informador el 14 de septiembre de 2006.

La CEDHJ está investigando otros albergues para menores como Villas Miravalle y Casa Belem pues encontraron indicios de que algunas niñas pudieran haber sido violadas sexualmente. Lo que sí se ha comprobado es el trato cruel e inhumano al que son sometidas. En Villas Miravalle el 4 de octubre tres niñas se intoxicaron con antidepresivos.

Por doloroso y peligroso que sea, siempre habrá alguien que no se calle y denuncie como doña Teresa, Jonathan y Juan Carlos. Como Cintia y otros jóvenes que cuando niños fueron abusados y ayudaron a descubrir la red Succar-Nacif-Gamboa-Yunes que documentó Lydia Cacho en Los demonios del Edén (Ed, Grijalbo) lo que la tiene bajo amenaza de muerte. El doctor Fernando M. González que en su rigurosa investigación Marcial Maciel, Los Legionarios de Cristo: testimonios y documentos inéditos (Tusquets Editores) da voz a las víctimas y saca de la penumbra al seductor morfinómano y maniático sexual que es Maciel ampliando nuestro entendimiento sobre fenómenos sociológicos y el arte de la manipulación llevada a su máxima perversidad. La más reciente voz es la de José Bonilla padre de un pequeño de tres años agraviado en una institución legionaria por un profesor secular, el elitista Colegio Oxford de la ciudad de México.

El comercio sexual de niños es el tercer mayor negocio en el mundo, después del narcotráfico y del contrabando de armas. La pederastia, una patología incurable. Unos ganan, todos perdemos.

Mónica Pérez Taylor
pereztaylorm@gmail.com

--------------------------
Segundo Artículo, publicado hoy en Mural
LA GUERRA SUCIA.


El pueblo le ha perdido el miedo al gobierno, ahora es evidente el miedo que el gobierno le tiene al pueblo.

Guerra sucia

A juicio del historiador John Womack, experto en temas mexicanos de la Universidad de Harvard, los conflictos sociales se dan por necesidad, no por voluntad. Luego entonces estos se evitarían si tales necesidades fueran o hubieran sido, en el caso de Oaxaca, resueltas.

Ulises Ruiz llegó al poder por medio de un fraude electoral validado por sus intocables instituciones. Varios municipios oaxaqueños se declararon en rebeldía e instauraron su propio gobierno popular. Desde el inicio de su mandato los oaxaqueños resistieron y se opusieron al déspota.

Y qué hizo Ruiz. Para empezar encarcelar a todo líder social que pudo ordenando detenciones arbitrarias, secuestros y tortura con el apoyo de todos los órganos del estado. El conflicto con el Magisterio y la represión violenta en junio agotó la paciencia de los maestros y a este movimiento se unieron los pueblos y comunidades de la sierra, la costa y el istmo, maestros y estudiantes universitarios, colonos, padres de familia, sindicatos, pequeños y medianos empresarios aglutinados en la APPO con las simpatías de la Iglesia Católica de Oaxaca.

Para afianzarse en el poder reprimió la movilidad social y la conciencia de demandas populares. Despojó de tierras a los ejidatarios, amenazó y luego atacó a balazos a los medios informativos que lo cuestionaban. Se dedicó a robar y a derrochar el dinero de los oaxaqueños en obras de remozamiento simulando que trabajaba cuando sólo ansiaba acumular más poder y dinero.

Y a ese cacique que no vale nada se le mantiene en el poder para allanarle a Felipe Calderón el camino hacia el primero de diciembre. Piensan que asesinar a unos cuantos oaxaqueños bien vale una silla presidencial, que alargar el conflicto hasta la fecha crucial es lo único que importa.

Se trata de aniquilar al movimiento social, que si bien la APPO es de origen priista y de corte gangsteril (leer a J. G. Quevedo, La estoica PFP) y sus excesos violentos e ilegales han sido evidentes, las demandas de los oaxaqueños no pierden legitimidad y son las mismas de 60 millones de mexicanos. Para la plutocracia es necesario mantener a Ruiz en el poder pues de destituirlo el pueblo mexicano estaría aprendiendo una lección de dignidad y un camino a seguir al instalarse un gobierno débil e ilegítimo como será el de Calderón.

La incursión de la PFP en Oaxaca fracasó y ni la política mediática consagrada a ignorar los hechos reales y, por consecuencia a mentir sobre ellos, lo puede ocultar. La comunidad nacional e internacional ya reaccionó con contundente repudio contra el gobierno de Fox.

Cinco mil efectivos de la PFP, sin una estrategia bien planeada, disparan gases lacrimógenos desde los helicópteros, arrojan desde las tanquetas chorros de agua con ácido a la población que se defiende con palos y piedras. Cortan la energía eléctrica. Escasean alimentos y agua potable, todo mientras los líderes se resguardan en la Universidad de Oaxaca, último bastión de la APPO.

Las campanas de todas las iglesias repican advirtiendo a la población del peligro. Hombres, mujeres, jóvenes y niños, inocentes o culpables engrosan las listas de muertos, heridos, desaparecidos y detenidos. La población no está segura ni en sus propios hogares pues éstos son allanados sin orden judicial. Además hay otros miles de militares vestidos de civil, más cientos de paramilitares y Ruiz ya advirtió que cuenta con un ejército de 20 mil priistas que pondrán orden a como dé lugar.

Abascal y Fox dejaron crecer el conflicto y cuando intervinieron lo empeoraron. Traicionaron y engañaron con su mesa de negociación a todos los mexicanos. Prometieron paz y orden con la presencia de la PFP pero llegaron a fortalecer al tirano. Iban a rescatar a la sociedad oaxaqueña, pero llegaron a arremeter contra ella y al opresor lo cuidan como filigrana de oro.

John Womack piensa que para que Calderón pueda obtener la legitimidad que no obtuvo en las urnas tendría que dar un golpe al interior del PAN y convertirlo en el partido de la soberanía nacional y de la reforma social (eje electoral de AMLO y que lo convirtió en un peligro para México) pero no cree que tenga la visión necesaria.

Por eso, hasta cierto punto le conviene que Fox y Abascal le dejen organizada la guerra sucia en Oaxaca como advertencia de que, durante su sexenio, se someterá por la fuerza cualquier movimiento que implique demandas populares. Sólo así podrá gobernar para la minoría plutocrática e instaurar un estado de derecha y no el estado de derecho.


Mónica Pérez Taylor
pereztaylorm@gmail.com

-------------------------------------------------
son los mismos de siempre..son los mismos que nos mataron ayer..quien sobra aqui..? los pobres somos muchos mas..!! van a pagar..

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home