miércoles, julio 15, 2009

En el olvido la muerte de Ernestina Ascencio, a dos años de ocurrida


Fuente: la Jornada de Veracruz

A dos años y medio del asesinato de Ernestina Ascencio Rosario, la indígena originaria del municipio de Soledad Atzompa, hasta el momento no hay un solo responsable y para la justicia de Veracruz es un caso cerrado. No obstante, el Centro de Servicios Municipales y Fundar AC interpusieron un amparo en contra del gobernador del estado, el secretario de Gobierno, el Congreso local, el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI) y la Procuraduría de Justicia del Estado por haberse negado a entregar el expediente completo del caso e impedir que se acuda a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En la demanda interpuesta el 5 de noviembre de 2008 los quejosos pidieron un amparo de la Justicia de la Unión al Juzgado 15 en Materia Mixta, por violaciones al artículo 73 de la Ley 848 de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el estado de Veracruz, porque la resolución del IVAI de fecha 13 de octubre del 2008, por unanimidad, los integrantes del Consejo General determinaron infundado el recurso de revisión para que se les entregara el expediente completo de la investigación ministerial número 140/2007, pero les fue negado.

Patricia Benítez Pérez, del Cesem, recordó que el pasado 10 de julio de 2008 solicitó que se entregara el expediente completo de las investigaciones una vez que ya se había cerrado el caso, “después de pedirme mayor precisión de mi solicitud, el expediente se me entregó de manera incompleta y el 18 de agosto interpuse el recurso de revisión al IVAI, pues se me estaba negando la información solicitada, a la que finalmente el organismo público descentralizado declaró infundada mi petición; el 13 de octubre de 2008 le dice a la Procuraduría de Justicia del Estado que no me entregue el expediente completo y da por válida la entrega.”

El pasado 31 de marzo de 2009, el juez 15 les negó el amparo solicitado, inconformes con la sentencia anterior, interpusieron un recurso de revisión ante el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa en contra de la resolución del juez 15, porque el juzgado “no toca en su argumentación la petición de origen, yo le estoy pidiendo que el IVAI revoque y sólo me argumenta que no tengo derecho a solicitar el amparo porque el juicio de protección de derechos debe ser agotado”.

La integrante del Cesem opinó que las opciones legales a que la están orillando es llegar al último recurso, que es el juicio de protección de derechos, porque si se continúa negando el acceso al expediente completo ya no se tendrían recursos legales para exigir dicha información e interponer el recurso en las instancias internacionales y denunciar los excesos de los militares en el país solapados por los gobiernos federal y estatal.

Benítez Pérez comentó que de acuerdo con la asesoría del Centro de Investigación y Análisis AC le han comentado que los juzgados no aplican el derecho a la información como una ley, lo que es preocupante, porque se cree que hay acceso a la información y no es cierto, con estos fallos los jueces no contribuyen a la transparencia, por se pedirá ante el magistrado revisor que la Suprema Corte atraiga el caso, para que las instancias internacionales acepten el caso, se deben agotar las instancias mexicanas.

Cabe recordar que Ernestina Ascencio Rosario fue presuntamente violada por militares el 25 de febrero de 2007, pero días después, antes que concluyeran las investigaciones, el presidente Felipe Calderón exoneró a los militares diciendo que había muerto “de gastritis”, versión que luego confirmó el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes. Fidel Herrera asumió esta línea y sacrificó a los peritos que habían dado fe de la violación sexual. El procurador de Justicia, Emeterio López Márquez, había afirmado que los militares no estaban a salvo del fuero común, pero tales declaraciones de un día para otro se borraron.

En el expediente que entregó la Procuraduría del Estado, a través del IVAI, se incluyen las declaraciones de los primeros testigos que conocieron del hecho, pero cuyos nombres y lugares fueron borrados por la dependencia según lo marca la Ley de Acceso a la Información. A continuación se reproduce una parte por la importancia del caso, se respeta el texto íntegro:

“El día de los hechos fue a hacer un viaje con Luis, en una camioneta de…, que fueron a un lugar de Mixtonca, Soledad Atzompa, Veracruz, que aproximadamente a las tres y media de la tarde cuando regresaron de ese lugar como a las cinco de la tarde, pasaron por un lugar sólido de Tetlatzinga y cuando estaban cerca de una curva encontraron a una señora que se paraba con dos niños o niñas, que no supo porque uno lo tenía en los brazos y otro en el piso, que cuando se pararon les dijo que una anciana se estaba rodando y José dijo vamos a ver qué le pasa a esa anciana, que subieron a la loma, que calcula que estaba como a cien metros, que no se veía desde donde estaban parados porque estaba atrás, que cuando llegaron a donde estaba la anciana, ésta estaba tirada de su lado derecho, tenía sus manos juntas metidas en sus piernas, su ropa la tenía levantada, su falda de colores que es de fábrica, color rojo, y su rebozo de color verde limón, sus guaraches de color negro estaban tirados como a metro y medio o dos metros, que no sabía qué hacer, si avisarles a las autoridades o a familiares, que el ya conocía, porque somos familiares lejanos, que se pusieron de acuerdo la señora y el de la voz en levantarla, que cuando la levantaron le dieron agua porque ella tenía un traste con agua y que de ahí les empezó a decir que la habían asustado los soldados, que les dijo que se le pusieron encima y la amarraron, que llevaban en el pecho unos clavos, que cree que eran cartuchos, que no dijo cuántos eran porque la señora ya estaba grande y que le quebraron su cintura y que ya no podía parar y que fue ahí donde llegó su hija, donde estaba la difunta”.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home