lunes, agosto 27, 2007

CON LUJO DE VIOLENCIA DESALOJAN A PROFESORES EN BAJA CALIFORNIA

POR: RICARDO BRISEÑO
Con exceso de fuerza pero sin llevarse detenidos ni registrar heridos, los cuerpos policiacos estatales desalojaron de las instalaciones de la sección 2 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), a los profesores disidentes que las mantuvieron tomadas por varios meses en protesta contra la nueva Ley del ISSSTE.

En una operación iniciada poco antes de las doce de la noche, en la que participaron alrededor de un centenar de agentes de la Policía Estatal Preventiva y una docena de la Policía Ministerial, éstos que se mantuvieron a la expectativa, el pequeño grupo de mentores que estaba de guardia fue sorprendido y retirado sin permitirles siquiera sacar sus pertenencias personales, según se quejaron.

La intervención policiaca provocó un embotellamiento vehicular en el lugar, ubicado al sur del Centro Cívico, por la Calzada Anáhuac, problema que se agudizó en los primeros minutos del día de hoy, al arribar cerca de 300 profesores en apoyo de sus compañeros desalojados, quienes se mantuvieron en la zona y hasta cerraron por un rato la circulación de autos por esa transitada vía.

Sin embargo los momentos más álgidos se vivieron poco después de la primera hora de este día, cuando se supo que más de 200 profesores adictos a la lideresa Elba Esther Gordillo y a la dirigencia de la Sección 2 se estaban reuniendo en el estacionamiento del asta bandera gigante ubicada en el Río Nuevo, hecho que constató visión pública que acudió a ese sitio, para ir a recuperar el edificio cuyo acceso principal era custodiado, desde la banqueta por los desalojados que coreaban consignas contra los agentes policiacos en protesta.

Así, cuando los dirigentes del sindicato se trasladaron por el Bulevar del Río Nuevo y arribaron acompañados del grupo reunido en el asta bandera, en su mayoría jóvenes, algunos identificados como estudiantes de la Universidad Estatal de Estudios Pedagógicos (UEEP) y otros con aspecto de “cholo”, es decir con camiseta desfajada, el pantalón muy debajo de la cintura y el corte de pelo casi a rapa, los ánimos se caldearon excesivamente y estuvo a punto de generarse una batalla campal.

Afortunadamente los mentores se limitaron a cerrar filas, muchos tomándose del brazo, y a ponerse en valla en la banqueta, frente al edificio, aumentando el volumen de sus gritos a coro en contra de Elba Esther Gordillo, de la lideresa estatal Arcelia Galarza y de la Ley del ISSSTE, mientras todos los agentes policiacos sólo observaban la escena, en la que hubo empujones y pequeños golpes al enfrentarse los que querían ingresar con los que no les permitían el acceso.

La intentona de los “charros” u oficialistas fue infructuosa debido a la presencia de la prensa, a que siguieron llegando más profesores disidentes, la mayor parte mujeres muchas que se metieron en medio de la trifulca y empujaban y gritaban en apoyo de sus compañeros que resistían, generando el desconcierto del grupo que encabezan los dirigentes sindicales, entre los que no estuvo Arcelia Galarza, quienes tal vez esperaban el apoyo policiaco que nunca llegó.

Tras el fracaso de recuperar el edificio, que quedó en manos de los agentes de las policía, dirigentes de ambas partes mantuvieron prolongadas pláticas en la acera de enfrente, sin que pudieran llegar a acuerdos, por los que al verse los “charros” en minoría, pues gran parte de los jóvenes que los acompañaron se habían retirado mientras seguían llegando más disidentes, optaron por hacer lo mismo poco antes de las 5 de la mañana de hoy, amenazando con regresar muy pronto.

Cabe señalar que los profesores disidentes que se quedaron en el lugar hicieron un llamado urgente a una asamblea general mañana lunes, y a concentrarse en lugar a partir de las 10 de la mañana, al tiempo que denunciaban que había orden de presentación en contra del profesor Rosendo Álvarez Villalobos, dirigente delegacional de la zona VI de Mexicali, quien recibió un citatorio de la para Procuraduría General de Justicia del Estado.

Asimismo trascendió que en San Quintín, Delegación de Ensenada, también hubo un desalojo de las instalaciones del SNTE, por parte de poco más de un centenar de agentes policiacos, quienes pronto se vieron rodeados por alrededor de 400 profesores y alumnos y padres de familia, que acudieron en apoyo de los disidentes desalojados, situación que no concluyó en un enfrentamiento porque el líder de la zona, un profesor de nombre Fermín, hizo un acuerdo con las autoridades de que las instalaciones quedaran en manos de ellas y no las entregaran a la dirigencia sindical adepta a Elba Esther Gordillo.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home