martes, mayo 26, 2009

Breve crónica de la toma de la STPS y del desalojo por parte del Porro Javier Lozano Alarcón en confabulación con el Charro del STPRM Carlos Romero.

lunes 25 de mayo de 2009

Breve crónica de la toma de la STPS y del desalojo por parte del Porro Javier Lozano Alarcón en confabulación con el Charro del STPRM Carlos Romero.

México D F a 25 mayo de 2009.
Boletín 28: Democracia Sindical.

Al presidente de México.
A las autoridades federales.
A los trabajadores petroleros.
Al pueblo en general.

Toma de la STPS por los trabajadores petroleros en lucha por la democratización del STPRM.

El 28 de julio del 2008, un grupo de trabajadores provenientes de varias secciones del STPRM nos presentamos en la STPS con la finalidad de preguntar sobre el estado en que se encontraba la demanda de anulación de Toma de Nota en contra del Charro Carlos Antonio Romero Deschamps.

Nos recibieron funcionarios menores, los cuales no sabían de lo que les estábamos preguntando, está acción la consideramos como una burla ya que si estamos acudiendo a una secretaría Federal, para preguntar sobre una problemática, cuando menos tiene que haber personas que sepan acerca de lo que se les pregunte. Pero estos burócratas no sabían, son de los que nomás van a sentarse y esperar que pase el tiempo para cumplir con su jornada. Pero eso si cobran sueldos estratosféricos. No lo podemos explicar de otra forma.

Debido a esta falta de seriedad y a que no supieron decirnos nada sobre nuestra problemática decidimos quedarnos en plantón permanente. En realidad esta fue una decisión política que se tomo de manera inmediata y como respuesta a la falta de seriedad de las autoridades del trabajo. Ese mismo día sacaron un boletín de prensa, el cual refleja la percepción descompuesta de los que lo hicieron. Por la tarde no lo estregaron, como si hicieran una gracia. Ese hecho nos lleno de indignación y acordamos que el plantón permanente iba en serio, hasta que nos dieran una respuesta satisfactoria a nuestras peticiones.

En realidad ninguno de los asistentes íbamos preparados para quedarnos en plantón permanente, tampoco pensamos que iba a durar mucho tiempo, así que al principio nos quedábamos a dormir en los coches, a un lazo le adherimos cartulinas con cinta canela y cerramos el acceso de los vehículos ha la explanada de la entrada a la STPS, la cual también era utilizada como estacionamiento para las personas que iban a dejar oficios, etc.
Así fue como empezó de manera formal, está fase de nuestro movimiento político-sindical en contra del otorgamiento ilegal y corrupto de la Toma de Nota al Charro Carlos Antonio Romero Deschamps por parte de los burócratas corruptos de la STPS. Donde nuestra demanda central es el retiro de la Toma de Nota al Charro Carlos Romero ya que en su cuarta reelección violo nuestros estatutos y las leyes en la materia. Las tres reelecciones anteriores fueron del mismo corte.

Uno de los elementos que nos dan alientos para seguir firmes y en pie de lucha en está campaña, es que la cuarta reelección de Romero estuvo llena de actos delictivos y corruptivos así como las anteriores y en ese sentido el Tribunal Colegiado en materia del trabajo, el trece de septiembre de 2007 ya dio un dictamen. En el cual ordeno “Que se le retirara la toma de nota a Romero Deschamps” y por consecuente se debía de convocar nuevamente a elecciones, sin embargo el secretario del Trabajo y Previsión Social en turno Javier Lozano Alarcón no hizo caso a este mandato, actuando de manera facciosa, corrupta y delictiva el 31 de octubre de 2007 le soluciono el problema a Romero ya que en el mismo acto, en el mismo día y en menos de 15 minutos le revoco la toma de nota y le expidió otra. Este es un acto delictivo en donde las “autoridades” de la STPS actuaron de manera delictiva ya que ellos están para cumplir y hacer cumplir las leyes. Y no para utilizar la STPS como negocio.

Javier Lozano Alarcón le retiran la toma de nota como lo ordena el tribunal superior de la federación y a honras de que le vuelve a otorgar otra toma de nota. Está acción solo se puede explicar de una forma simple. Hubo de por medio una tranza. Para este tipo de negocios Carlos Romero se pinta solo y Lozano Alarcón También tiene mucha lona recorrida. El “copelas o cuellos” es una de sus obras cumbres más conocidas.

Los burócratas de la STPS están para cumplir y hacer cumplir las leyes y no para tomar partido por una de las partes y menos cuando está un litigio en marcha. Pues bien el porro de Javier Lozano Alarcón. Desde el momento en que hicimos presencia en la STPS salio en defensa del charro Carlos Romero, “como gato boca arriba” y por ende el blanco de sus ataques somos los trabajadores democráticos que le exigimos justicia. Que no es otra cosa que se cumpla la ley conforme ha derecho.

La actitud de Lozano Alarcón esta toda desproporcionada y fuera de lugar, lo cual demuestra que el porro carece de ética, no sirve para ocupar un puesto de está naturaleza. Si está en contra de los trabajadores, cuando menos no lo debería de hacer notorio. Pero no, este individuo se va corriendo a defender al charro.
Sus declaraciones también son una calamidad, demuestran el grado de sensibilidad y percepción política que tiene la cual es nula.

Nosotros no buscábamos enfrentamiento de ningún tipo ni mucho menos enemigos, nuestro enemigo natural es el Usurpador Carlos Antonio Romero Deschamps, sus 36 secretarios generales espurios y su batallón de lacayos. Consideramos que es más que suficiente, pero el porro de Lozano Alarcón desde un principio agarro partido, él se hizo nuestro enemigo y nos declaro la guerra, sin ton ni son, empezó ha atacarnos y a expresarse mal de nuestro movimiento. Una actitud deplorable para cualquier Secretario del Trabajo, pero en este caso se trata de un simple porro.

Como fue nuestra estancia en el plantón en la entrada principal de la STPS

Como no teníamos la intención de mantener un plantón permanente, no íbamos preparados para llevar acabo dicha comisión, al principio nos quedábamos a dormir en los vehículos, no contábamos con sillas para descansar un poco, tampoco hacíamos el intento de adquirirlas, puesto que considerábamos que las autoridades del trabajo nos darían una respuesta satisfactoria a nuestra pregunta. Pero esto no ocurrió, el porro desde un principio había declarado que nos podíamos quedar el tiempo que quisiéramos 20 o 30 años a él no le afectaba. De todos modos para él Romero cumplía con los requisitos para ser Siro. Gral. Del STPRM.

Al inicio del plantón una compañera proporciono una tienda de campaña pequeña, de esas que se utilizan para acampar, era de color plateado con guinda, por los efectos de la intemperie se fue deteriorando hasta que se desgarro. Pero considero que está tienda de campaña se convirtió en un símbolo para nosotros en los 9 meses con 13 días que duro nuestro plantón. Debido a los embates del clima se descomponía, pero era arreglada y puesta nuevamente en línea, aunque al final la tela estaba rasgada pero seguía bien firme. También aporto ocho bancos de color verde oscuro.

Al poco tiempo contratamos una tienda de campaña, en realidad era una carpa por sus dimensiones, casi cubría toda la explanada, era de color azul con blanco, a rayas, algunos periodistas decían que si éramos de PAN por los colores de la carpa, más bien les decíamos que eran colores de circo. También se rentaron como 10 mesas y unas 50 sillas de esas plegadizas que se utilizan en las fiestas las cuales se arman y desarman rápidamente. Se tuvo que regresar todo ya que no contábamos con recursos para pagar la renta, era muy cara.
En una ocasión a un camión se le cayó una tabla de madera no muy gruesa pero se coloco sobre los ocho bancos y se hizo una cama. Por lo regular se ponían las sillas encontradas y sobre ellas una mesa plegadiza y ya se tenia una cama, así fue como se resolvió ese problema.

En el momento que se regreso la carpa, nos hicimos de una tienda de campaña mucho más pequeña pero que nos era muy útil para los fines que la queríamos. También nos hicimos de 20 sillas de esas de plástico y una mesa pequeña del mismo material.

El compañero Pedro que relativamente vive cerca de donde estaba el plantón, llevo un sofá, un colchón y su televisión. La compañera azucena llevo un asador, en donde cocinamos muchas veces. De esa forma fue como se acondiciono la casa de campaña. La cual si bien es cierto no tenia todas las comodidades si era reconfortable.

Luego las cartulinas las cambiamos por mantas las cuales hacían alusión a la demanda central de nuestro movimiento, retiro de la Toma de Nota al Charro Carlos Antonio Romero Deschamps. En cierta ocasión decidimos colocar una manta en el paso peatonal que está a unos escasos 20 metros, la cual decía que Romero tenía secuestrado al sindicato, la manta no duro ni dos semanas, un día por la madrugada un personaje encapuchado y al parecer armado la quito.

Es conveniente señalar que al principio de nuestro movimiento compañeros de muchas secciones se empezaron a acercar con nosotros para saber de lo que se trataba. Pero consideramos que los charros tenían “un grupo de espías” o puede ser que hubiera un “infiltrado”, el caso es que los charros sabían de manera inmediata y procedían a atacar y reprimir a nuestros seguidores. Describiremos tan solo un ejemplo:

A nuestro platón llego un matrimonio, ambos trabajadores de PEMEX, sus visitas se volvieron frecuentes, de repente dejaron de ir, al poco tiempo nos visito la compañera. Nos dijo, que, al hermano de su esposo que es transitorio le habían quitado el movimiento (contratación) y que le habían dicho que eso era debido a que su hermano nos estaba apoyando. Este hecho produjo un enojo y reclamo por el afectado, el conflicto fue tal que acabaron peleados e insultándose, “discúlpennos, por eso es que dejamos de venir”.

También llegaron compañeros de barias secciones, organizados venían en autobús. Se logro prender la mecha nuevamente en el sindicato petrolero. Pero el ataque de los charros no se hizo esperar.

Los embates a nuestro movimiento político-sindical fueron constantes, eran gente mandada por Romero, los cuales pasaban en automóvil gritando groserías y amenazas en contra de nosotros, este tipo de hechos era muy repetitivo, nunca les hicimos caso.

Pero en febrero de 2009 los ataques subieron de tono. Como a las 3:00 de la madrugada del día 7, a la entrada principal de la STPS y frente ha nuestra casa de campaña detonaron la descarga de una pistola calibre 9 milímetros, por supuesto que nunca se supo quienes fueron los que perpetuaron está acción. Los casquillos percutidos fueron recolectados y entregados a los responsables de seguridad de la STPS. Nunca hicieron nada.

No es una gracia que alguien valla a disparar frente a una Secretaria Federal y los responsables de dicha secretaria no hagan nada. Hay que señalar que justo en la esquina donde principia la STPS, ahí terminan las instalaciones de TV Azteca, dicha empresa tiene colocada una cámara la cual logra captar imágenes hasta la lateral del periférico, este elemento es conocido por el personal de la STPS. No hicieron nada porque Romero y Lozano sabían de lo que se trataba ya estaban coludidos. La idea era amedrentarnos y espantarnos. Tal vez pensaban que íbamos a salir huyendo, despavoridos y asustados.

Como el Charro, Carlos Antonio Romero Deschamps no logro intimidarnos, entro en acción el Porro, Javier Lozano Alarcón.

Nosotros tuvimos toda una serie de referencias por parte de compañeros trabajadores de otros gremios que iban a tratar algún tipo de problema con el titular de la STPS. Al salir algunos de ellos se ponían a platicar con nosotros debido que estábamos plantados en la puerta principal de dicha secretaria. Nos llegaron a decir que el porro, Lozano les decía “ya quieren estar allá afuera como esos pendejos” (telefonistas, ferrocarrileros, entre otros).

Ante la visita a nuestro país de Barak Obama, presidente de USA. Las autoridades de la STPS, nos amenazaron con quitar nuestro plantón y de demandarnos penalmente, ya que según ellos estábamos obstruyendo la entrada de la STPS. Nosotros en ningún momento aceptamos sus amenazas y no nos intimidaron. Al ver que se acercaba el día y nosotros seguíamos con nuestra postura firme y resuelta de no quitar nuestro plantón. Nos volvieron a amenazar. Que así menos nos iban a escuchar, que no cooperábamos con ellos y frases por el estilo.

Sin embargo el miércoles 31 de abril de 2009, los burócratas solicitaron una entrevista, se accedió. Pero está reunión giro en torno a un solo planteamiento por los burócratas de la STPS. Que nos retiráramos con todo y plantón, ya que de esa forma nunca nos iban a atender. Que eran las órdenes de Lozano Alarcón. Que nos retiráramos, de lo contrario nos iban a demandar, por obstrucción a la secretaria y nunca íbamos a ser escuchados. Que ellos ya habían dado su resolución, en torno a la toma de nota de Carlos Antonio Romero Deschamps y no había más que hacer.

Durante toda la entrevista los dos funcionarios que estuvieron presentes, el Titular de la Unidad de Funcionarios Conciliadores de esta Dependencia, Carlos Augusto Siqueiros Moncayo, y el, Subdirector de seguridad, vigilancia y protección civil, Rodolfo Rodríguez Vargas: dichos burócratas siempre se manejaron de manera prepotente, déspota y burlona. Mostrando una actitud muy desdeñable a nuestro movimiento. En términos reales “mantuvieron una posición muy burlona, los dos, se reían. Al momento que se les daba respuesta a sus peticiones”.

Como a los tres días nos citaron a otra reunión. Donde nuestra posición quedo clara. No nos quitaríamos del plantón hasta que se aplique la ley conforme a derecho en la ilegal y corrupta Toma de Nota otorgada al charro Romero.

Se fue Obama y dejaron que pasaran unos días para atacarnos de manera bestial.

Se unen el porro y el charro para atacar nuestro plantón.

Al ver que las agresiones de Romero y las amenazas de Lozano no hacían el efecto que deseaban. Estos personajes decidieron unir sus fuerzas y fueron preparando condiciones para intimidarnos y reprimirnos.

La agresión fuerte empezó en la madrugada del 2 de mayo, cuando un grupo entre 10 y 15 sujetos llegaron a nuestro campamento entre las 3:00 y 3:30 de la madrugada de manera sigilosa cortaron los lazos que sostenían las mantas y se las robaron, nos insultaron “ahora si se los llevo la chingada” etc., Trataron de jalar nuestra casa de campaña. Pero está había sido anclada en el piso, debido a que por ese lugar se dan ráfagas de aire muy fuertes.

Pero al ver que sus métodos intimidatorios y agresiones no nos inmutaban, ni nos causaban ningún tipo de temor. Lozano y Romero, decidieron hacer una acción más fuerte.

El 10 de mayo entre las 2:00 y las 2:30 de la madrugada. Mandaron un grupo de entre 40 y 50 personas. Todas ellas en estado de ebriedad y drogadas, esa es la usanza de Romero, a sus incondicionales los embrutece, de esa manera les da valor, posteriormente los manda a delinquir. De tal forma que sus esbirros llegaron con todo, traían las órdenes precisas de destrozar todo y así lo hicieron.

Con un gancho de metal sujetaron nuestra casa de campaña y luego la jalaron con una camioneta, arrastrando a las personas que se encontraban en la guardia. Posteriormente los golpearon a Pedro Morales Martínez lo mandaron al hospital donde le dieron una incapacidad por 20 días. Se robaron todas nuestras pertenencias, las que no se pudieron llevar las destruyeron.

La asociación delictuosa entre el charro y el porro, está más que comprobada.

La confabulación entre Carlos Antonio Romero Deschamps y Javier Lozano Alarcón. Quedo plenamente comprobada. Ya que en la mañana del 10 de mayo como a las once, se acercaron a platicar dos personas una es un encargado de los compañeros de vigilancia, nos preguntaron que ahora que íbamos ha hacer con lo que había quedado de nuestras pertenencias. Les señalamos que ahí las íbamos a dejar como un monumento a la represión que existe en este país. Nos dijeron que estaba bien y se despidieron.

Se metieron por otra puerta y en seguida salieron por la puerta principal tres trabajadores con cincel y martillo, los cuales empezaron a perforar el piso. Al ver dicha acción se les dijo que no podían hacer esa labor, nos contestaron que a ellos los habían contratado. Es evidente que Lozano fue uno de los actores intelectuales del ataque a nuestra casa de campaña y a nuestros compañeros. A tal grado que por la mañana ya tenían adentro de las instalaciones los trabajadores que cercarían la ya de por si cercada STPS.

Al ver está acción nos quedo claro que se trataba de un desalojó. La forma de encubrirlo fue muy burda y comprobamos el amasiato de Romero y Lozano. Nos retiramos como a las 15:00 horas, los trabajos estaban muy avanzados ya habían colocado la mayor cantidad de tubos que soportarían la maya de alambre. El día 11 de mayo la STPS amaneció enjaulada.

A manera de conclusión.

El sindicato lo conformamos todos los trabajadores sindicalizados del sector petrolero, en este caso. Entre todos los trabajadores sindicalizados hemos pagado los edificios, todas las propiedades así como el mobiliario. Por lo tanto, todos los trabajadores sindicalizados somos los dueños de las instalaciones sindicales. Sin embargo los charros, se han apropiado de estos bienes. Incluso se nos niega el paso a los verdaderos dueños. El edificio de la sede nacional desde hace lustros se encuentra cerrada y nos atienden por una ventanita que pusieron en la cortina. Como esas de las vinaterías, es una vergüenza.

Lo mismo pasa con la STPS. El porro Javier Lozano Alarcón, no es el dueño del inmueble de la secretaría. Los dueños somos todos los mexicanos, ya que dicho inmueble se construyo con el dinero del pueblo, así como todo el mobiliario etc. y por ser está dependencia la encargada de impartir justicia y de resolver los conflictos intersindicales. Los trabajadores federales tenemos que acudir a esta instancia para exigir justicia. Sino tenemos una respuesta. Tenemos todas las garantías constitucionales para manifestarnos y protestar.

El plantón es un mecanismo de lucha pacifica y lo hacemos en terrenos federales, propiedad de la nación, las instalaciones de la STPS también son propiedad de la nación y la nación somos todos y cada uno de los mexicanos.

Pero Lozano actúa como si fuera el dueño de la secretaria y junto con Romero que actúa como el dueño del STPRM y PEMEX, nos mandó reprimir. Ahora ya cerco la explanada de la STPS, se ha de sentir el dueño. Igualito como le hacen los charros en el STPRM, con las instalaciones sindicales y todo lo demás.

Nosotros somos los dueños del sindicato y de todos sus bienes. Los funcionarios, tan solo son nuestros administradores y tienen la obligación de trabajar para nosotros, por eso les pagamos. Reciben un salario proveniente de nuestras cuotas sindicales o así debería de ser. De esas mismas cuotas obtienen recursos para pagar empleados que hagan la limpieza, vigilantes, para pagar impuestos y gastos de teléfono, etc.

La labor encomendada de los funcionarios sindicales es la de defender nuestros derechos e intereses en contra del patrón, en este caso la administración de PEMEX. Este objetivo desde hace muchas décadas lo dejaron de cumplir y se han dedicado a robar nuestro dinero, nuestros bienes y nuestro patrimonio. De tal forma que todos los dirigentes nacionales y seccionales que han desfilado por el STPRM desde 1949 a la fecha se han enriquecido y forman parte de los más adinerados del país, sobre todo los de los últimos tiempos.

Ese es uno de los problemas más serios que debemos de combatir, tenemos que democratizar nuestro sindicato y las instituciones públicas. Para que en realidad funcionen para los fines que fueron creados, y dejen de funcionar como negocio.

¡¡¡Fuera Charros del STPRM!!!

Trabajadores petroleros en lucha por la democratización del STPRM.

Unidos venceremos.

Dirección electrónica: petroleros36.blogspot.com
Correo electrónico: petroleros36@gmail.com

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home