jueves, enero 25, 2007

No se puede vivir sin esperanza...

> …¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar?, ¿Qué
> tal si deliramos, por un ratito?, para adivinar otro mundo posible: el aire
> estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las
> humanas pasiones; los automóviles serán aplastados por los perros; el
> televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia; la gente
> trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar; se incorporarán a los
> códigos penales el delito de estupidez, que cometen quienes viven por tener
> o por ganar, en vez de vivir por vivir nomás; la muerte y el dinero perderán
> sus mágicos poderes; nadie será considerado héroe ni tonto por hacer lo que
> cree justo; nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión; los
> niños de la calle no serán tratados como si fueran basura; los niños ricos
> no serán tratados como si fueran dinero; la educación no será el privilegio
> de quienes puedan pagarla; la policía no será la maldición de quienes no
> puedan comprarla; las Locas de [la] Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud
> mental; serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma;
> los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados; la
> perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este
> mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y
> cada día como si fuera el primero. Eduardo Galeano

Enviado por Paola Miceli.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home